Categories:
  • Unternehmen

Después de 51 años y medio, se despidió para disfrutar de la merecida pensión

El 1 de abril de 1965, Hildegard Goldberg empezó como una niña de 14 años en la empresa Weber en Fröndenberg, que todavía se conocía por el nombre "Tüten-Schmidt". Por este motivo, el 1 de abril de 2015 se pudo hacer una especial celebración laboral: 50 años trabajando en WEBER Verpackungen; esto aún no lo había conseguido nadie antes. La plantilla se juntó al completo para expresar su agradecimiento a la Sra. Goldberg por su enorme trabajo realizado. El 31 de agosto de 2016, 1 buen año y medio después, se juntaron los empleados de nuevo en la empresa establecida entretanto en Wickede, para despedir a la Sra. Goldberg que empezaba la jubilación. Acompañados por una pieza de saxofón, los compañeros, jefes y la dirección de la empresa despidieron a la Sra. Goldberg con un sonoro "¡Adiós, Hilde!".
Cuando era una chica joven, la Sra. Goldberg comenzó en la sede anterior en Fröndenberg, directamente después de la escuela, retirando bolsas de las máquinas y poniéndolas de modo que estuvieran bien protegidas durante el trayecto del transporte y para que se prepararan en la cantidad correcta según el deseo del cliente. Hasta hoy mismo la dirección de la empresa podía diferenciar un palé envuelto por la Sra. Goldberg de todos los demás, sin saber, qué empleada era responsable en este caso: ¡Tan meticuloso era su forma de envolver!
En este momento, la empresa WEBER Verpackungen desea agradecer a la Sra. Goldberg de nuevo sus 51 años y medio de trabajo ejemplar durante el trabajo diario.
¡Será insustituible! Sin embargo, de algún modo también tendremos que arreglárnoslas sin ella. En fin, disfrute de su jubilación, le deseamos salud, creatividad y mucha diversión.

top